El embarazo es una época de necesidades nutricionales específicas en la que hay que cuidar en extremo la alimentación. Es importante que la dieta de una embarazada sea equilibrada, por lo que es conveniente planificar las comidas, asegurando que combinamos de manera adecuada los distintos alimentos según sus beneficios y propiedades.

Nutrición antes del embarazo

Si estás pensando en ser madre, uno de los primeros hábitos que debes empezar a cuidar es la alimentación. Tu dieta, incluso antes de saber que realmente estás esperando un bebé, debe ser rica en ácido fólico, una vitamina del complejo B que ayuda a prevenir el daño cerebral en el feto desde el momento de la concepción y que puede reducir el riesgo de padecer algunos defectos congénitos.

A continuación enumeramos algunos de los alimentos ricos en ácido fólico que deberías tener precaución de incluir en tu dieta:

  • Espinacas
  • Lentejas
  • Espárragos
  • Aguacate
  • Brécol
  • Garbanzos
  • Naranja
  • Guisantes verdes

Nutrición durante el embarazo

Además de incluir ácido fólico en tu dieta, debes procurar incluir también alimentos ricos en calcio, hierro y proteínas. Empezar el embarazo con los depósitos de hierro bajos puede suponer un mayor riesgo de padecer anemia.

Nutrición después del embarazo

Si acabas de tener un bebé, tu cuerpo necesita tiempo para volver a recuperar su estado anterior, en algunos casos incluso meses. No intentes ponerte a régimen tras el embarazo, ya que no es la solución óptima para perder peso. Esfuérzate por seguir llevando una alimentación variada, e intenta que el estrés y tus nuevas tareas como mamá no influyan demasiado en tus hábitos alimenticios.

Dieta vegetariana en el embarazo

Si eres vegetariana y estás embarazada debes controlar aún más si cabe tu alimentación. Durante este período de necesidades nutricionales muy concretas, debes tener en cuenta que el bebé absorbe todos los nutrientes directamente de ti, y deberás tener buenas reservas. Consulta estos consejos sobre la dieta vegetariana durante el embarazo y durante la lactancia. Lee además esta información sobre la espirulina para embarazadas.