Dieta para futbolistas

0
dieta futbolista

La dieta para los deportistas es un elemento muy importante para su rendimiento. El desgaste físico que tiene un futbolista durante los entrenamientos y los partidos es muy alto, por tanto es necesaria una alimentación equilibrada, que favorece a mejorar el rendimiento. El fútbol se caracteriza por combinar periodos de ejercicio aeróbico con picos de alta intensidad. El glucógeno es la principal fuente de energía, por ello con la dieta del futbolista es necesario asegurar que se cuentan con reservas suficientes.

La alimentación antes del partido y durante su desarrollo es determinante para que el músculo del deportista tenga altas reservas de glucógeno. Durante los entrenamientos la alimentación es diferente, debe contener todos los grupos de alimentos, y beber abundante agua. Es muy importante mantener un horario de comidas regular, dejando el tiempo suficiente entre la ingesta y el entrenamiento.

dieta fútbol

Antes de un partido, el jugador tiene que cuidar la cena del día anterior, para ello tendría que cenar, dos horas antes de acostarse, un menú rico en carbohidr

atos y con alimentos fáciles de digerir (arroz, pasta, ensalada, pescado magro, fruta o yogur, pan y agua). Las proteínas recomendad
as al día deben situarse entre 1.2 y 1.4 gramos por kilo al día  y las grasas no deben superar el 30% de las calorías consumidas.

El día del partido, la última comida se debe terminar tres horas antes, para poder realizar la digestión. El menú tiene que ser rico en carbohidratos, con pocas grasas y proteínas  Es recomendable no ingerir grandes cantidades, comer despacio y masticar bien los alimentos, y beber mucho líquido.

En la media parte, al ir perdiendo las reservas de glucógeno en el músculo durante el esfuerzo, es recomendable el consumo de bebidas con hidratos de carbono para asegurar la hidratación y los niveles de glucosa en sangre.

Debido a la alta exigencia del calendario de un deportista, es importantes que entre encuentros siga manteniendo una dieta equilibrada, rica en carbohidratos e incluyendo proteínas que ayudan a recuperar el glucógeno.