Una dieta equilibrada

3
dieta equilibrada

Los principios de una vida sana pasan por la alimentación, ya no sólo para los deportistas, que también obtendrán grandes beneficios según su dieta, sino para todas las personas.

Por ello, no vamos a dejar pasar la oportunidad de darte una serie de consejos que te pueden ayudar a mantener una dieta sana. Y es que hay que recordar la famosa frase "soy lo que como", algo totalmente cierto porque nos olvidamos de que al comer nuestro organismo sufrirá una serie de cambios y tenemos que intentar que estos sean positivos.

La dieta equilibrada por excelencia es la dieta mediterránea, basada en una alimentación variada, rica en vegetales y frutas, hidratos de carbono, lácteos y derivados, carne y pescado, todo ello aderezado con aceite de oliva. Esta popular dieta, propia de los países del arco mediterráneo pero extendida cada vez por más zonas, demuestra que llevar una alimentación sana no está reñida con la variedad.

Consejos para seguir una dieta equilibrada

Es esencial que tu dieta para empezar en el gimnasio o iniciarte en un deporte en concreto sea variada y equilibrada. Aquí tiene una serie de consejos que debes tomar en cuenta para llevar una dieta equilibrada:



  • Evita el consumo de alimentos ricos en grasas y dulces.
  • Cuando vayas a comer carne es recomendable que sean cortes magros, es decir, con bajo contenido en grasa y preferiblemente carnes blancas y rojas, como la ternera o la pechuga.
  • El pescado, preferiblemente a la plancha o al horno, tiene que ser habitual en tu alimentación, ya que aporta muchos beneficios al organismo.
  • La fruta es esencial y se recomiendan al menos dos raciones de ella a lo largo del día.
  • La verdura es otro alimento que no debe faltar en tu dieta y se recomienda comer todos los días una ración, preferiblemente cruda y fresca.
  • No olvides los cereales, tales como la avena, la cebada, el trigo..., o las legumbres, como las lentejas o los garbanzos, que son fuente de hidratos de carbono y fibra.
  • Reduce el consumo de alimentos ahumados o en conserva, los alimentos precocinados o la repostería.
  • Cuando cocines, evita los empanados, rebozados y fritos.
  • Intenta cocinar los alimentos a la plancha, al vapor, cocidos o al horno.

A continuación te proponemos otra lista de temas que también te interesarán si quieres llevar una dieta saludable: