Dieta Dukan

0
Dieta Dukan

Adelgazar de forma natural es la máxima de Pierre Dukan, nutricionista y dietista francés, creador del Método Dukan, una dieta de adelgazamiento que se ha hecho famosa alrededor del mundo. La dieta consta de 4 fases que ayudan perder peso de forma equilibrada, fácil y rápida. Dukan describe su método en un libro titulado “No consigo adelgazar”.

La dieta Dukan es una dieta proteínica o hiperprotéica , que consiste en aumentar la ingesta de proteínas en la alimentación diaria, ajustándose según corresponde en cada una de las fases, evitando el consumo de hidratos de carbono. De esta forma se genera la “cetosis” en el organismo, lo que produce que la grasa acumulada en el cuerpo se vaya consumiendo al no ingerir hidratos de carbono. Estas grasas se convierten en cuerpos cetónicos que son eliminados por el aliento o la orina. Las dos primeras fases de la dieta se encargan de la pérdida de peso, mientras que las dos últimas ayudan en el mantenimiento, evitando el temido efecto rebote.

Fases de la dieta Dukan

Fase de ataque: esta fase se caracteriza por producir un cambio metabólico en el organismo. La alimentación se encuentra más restringida en esta fase, por tanto, es cuando la pérdida de peso es mayor. La duración de la fase se determina dependiendo de la pérdida de peso que se necesite, si se busca perder menos de 5 kilos la fase duraría un día, entre 5 y 10 kilos serían necesarios 3 días y para pérdidas de peso entre 10 y 20 kilos la fase duraría 5 días.

Tan solo se permite la ingesta de alimentos con alto contenido en proteína animal como el pollo sin piel, pescado bajo en grasa, leche desnatada, huevos, marisco, carne roja magra y queso bajo en grasa, no se restringen las cantidades. Quedan prohibidos los siguientes alimentos: frutas y verduras, panes, grasas, carne de cordero, ganso, pato, cerdo, fiambres e hidratos de carbono como arroz y cereales.

Dieta Dukan

Fase crucero: es más fácil de seguir que la anterior ya que se incorporan nuevos alimentos que permiten variar la dieta. Se agregan muchas verduras que deben consumirse junto con proteínas, dejando un día a la semana para consumir únicamente proteínas. La duración de esta fase depende del tiempo que se tarde en alcanzar el peso ideal, aproximadamente unos dos meses.

Se pueden comer los alimentos permitidos en la fase anterior junto con las verduras ya sean crudas o cocidas, sin limitar la cantidad. No se permiten en esta fase arroz, patatas, legumbres, frutas, alcachofas y maíz. Hay que evitar aderezos que contengan más de una cucharada de aceite.

Fase de consolidación: esta fase se encarga de evitar el temido efecto rebote. Permite la incorporación gradual de alimentos con carbohidratos. La duración de la fase depende de los kilos que se hayan perdido, se multiplican por diez y se obtienen los días que debe durar. En esta fase no se adelgaza, pero tampoco se aumenta peso. Están permitidas las comidas de celebración, no muy abundantes. Los alimentos prohibidos se van incorporando, pero con ciertas restricciones de cantidad y frecuencia:

  • Cerdo, cordero o jamón cocido una o dos veces a la semana.
  • Una porción de fruta al día (excepto plátanos, uvas, cerezas).
  • Dos rebanadas al día de pan integral.
  • 40 gramos de queso al día (excepto fermentados).
  • Dos porciones a la semana de pastas, trigo o lentejas.
  • Una vez por semana arroz blanco y patatas en pequeñas cantidades.
  • Un día a la semana se consumirán solo proteínas.

Fase de estabilización: en esta fase ya se ha alcanzado el peso ideal, tan solo se debe mantener un día a la semana comiendo únicamente proteínas, para compensar los excesos de los demás días. Si se realiza de forma adecuada, esta fase, puede durar toda la vida, manteniendo unos buenos hábitos alimenticios.

Para que el método sea efectivo es necesario consumir en todas las fases 12 vasos de agua al día y una cucharada de salvado de avena, que se puede mezclar con un yogur o preparando una tortita, para ello es necesario mezclar una clara de huevo, una cucharada de queso batido 0% y la avena.

Existe un debate, todavía, acerca de la seguridad de este tipo de dietas de adelgazamiento. Si bien es cierto, que Dukan advierte de posibles efectos secundarios, como cansancio, mal aliento o estreñimiento, profesionales de la salud afirman que el hecho de eliminar frutas y verduras en las primeras fases puede conllevar una carencia de vitaminas, y, a su vez, el exceso de proteínas provocaría altos niveles de colesterol y ácido úrico. La rápida pérdida de peso que promete favorece, según nutricionistas, el efecto rebote.